La Boda de Carmen y José Ramón.

Las Bodas en 2017 comenzaron súper pronto. Nada más empezar el año ya tuvimos nuestra primera Boda, la de Carmen y José Ramón. Una pareja entrañable. Confiaron en nosotras ciegamente desde el principio y nos dejaron mucha libertad para ayudarles en lo que nos pidieron.

Una boda invernal no tiene por qué ser menos bonita que una en primavera o verano. Carmen y José Ramón eligieron para su Gran Día un lugar súper especial: el Restaurante Bokado del Aquarium de Donostia. Un sitio con unas vistas increíbles, pero un tanto “peligroso” si te toca un día de mal tiempo, más sabiendo el tiempito que solemos tener por aquí en pleno enero. Por suerte, salío un día de sol radiante y todo fue perfecto.

IMG_8460

20161105_131314

Además de las invitaciones, los novios nos confiaron sus centros de mesa, las minutas y el Candy Bar.

Los tonos beige, kraft y naranjas fueron los elegidos por Carmen para toda la estética de la Boda.

Las invitaciones, de línea muy sencilla, llevaban una decoración exterior con etiqueta redondita y baker-twine blanco y kraft.

Diseñamos las minutas a conjunto con los centros de mesa que creamos para ellos.

IMG_8459

Para rematar la fiesta, no podía faltar la mesa dulce. La maitre de Bokado, que nos trató a las mil maravillas, nos indicó dónde teníamos que montarlo: la zona de paso entre el salón del banquete y la zona del baile. Un lugar muy a mano para que todos los invitados pudieran disfrutar de él. En esta ocasión, decidimos colocarlo sobre unas preciosas mesas que tenían en el propio restaurante en vez de poner nuestras mesas. Tenían demasiada personalidad como para hacérselas retirar. ¡¡Nos encantaron!!

IMG_8461

Además de chuches, pusimos minidonuts de chocolate y el toque salado con chips, frutos secos y palomitas. Según los novios nos contaron una vez pasada la Boda, a todos les pareció una buenísima idea y nos aseguraron que no sobró nada.

No podíamos tener un comienzo mejor que este de las bodas del pasado año. Fue muy especial para nosotras.

En el próximo post de bodas… os enseñaremos todas las invitaciones que hicimos en 2017, que no fueron pocas 🙂

¡¡¡Hasta muy muy pronto!!!

BODA K&T

Nos hace mucha ilusión cuando podemos participar en una Boda desde el principio. Y el principio oficial de cualquier boda es la entrega de invitaciones. Ahí empieza la verdadera cuenta atrás, tanto para los novios como para los invitados.

Esto lo hemos podido vivir con K&T. Eligieron nuestras invitaciones “mosaico”, en unos tonos que nos encantan. Decidieron hacerlas bilingües, así que modificamos un poco el diseño original, quitando los nombres gigantes del frontal y poniéndolos en el exterior del sobre con una etiqueta, totalmente a juego con el interior.

Y desde el momento en que les entregamos las invitaciones para que las repartieran entre sus seres queridos, empezamos a trabajar en el Gran Día.

¿El lugar elegido:?

K&T celebraron su boda en el restaurante Txertota, de Andoain. Es un sitio precioso, con unos jardines alucinantes. Al principio, pensamos en decorar el exterior para la llegada de los invitados, pero en Txertota ponen una decoración tan bonita para las bodas, que no hizo ni falta.

Después de disfrutar del banquete, llegó el momento de la fiesta. Y no hay fiesta sin nuestros atrezzos para photocall. Dan tanto color a las fotos y son tan divertidos…

Y por supuesto, tampoco podían faltar ¡la mesa de firmas y el Candy bar!

Los novios nos dieron libertad casi absoluta en cuanto a gama de colores y estilo. Llevábamos tiempo queriendo hacer una boda en “azul casita”, pero no habíamos tenido la oportunidad. Así que sospechando que eran unos colores que les gustaban, (habían elegido nuestra invitación más corporativa… ), nos lanzamos a hacerla… ¡¡por fin!!

La mesa de firmas quedó muy elegante con un camino de mesa en tonos plata y una jaula llena de flores. El álbum, una maravilla, creada por Aitziber Marcos Fotografía con las fotos de la pre-boda que K & T se hicieron con sus hijos. Era tan bonito… ¡esas caras de felicidad no tienen precio!

Al Candy bar le colgamos una guirnalda de estilo rústico que encajaba perfectamente con el entorno. En esta ocasión era un Candy sólo dulce, así que las gominolas, piruletas, nubes, etc. estaban muy bien acompañadas por unos sugus, que fue lo único que nos pidieron expresamente que pusiéramos.

Nos consta que les encantó, así que sólo nos queda decir: mil gracias, K&T por la confianza que pusisteis en nosotras y…

¡Que vivan los novios!